Antton sobre Veleia Afera

Usuario 'Antton Lesaka' En el ángulo oscuro

Me le leido el libro VELEIA AFERA de Alberto Barandiaran.

Y la verdad es que se lee bien, fácil, en un lenguaje directo y asimilable al primer golpe, en un buen euskera, comprensible y periodístico. En fin, una crónica histórica amena, que se venderá bastante, creo.

En cuanto a los contenidos, a la historia que cuenta: la verdad, es un paseo triunfal de Gorrotxategi (sic) y de Lakarra principalmente, que testifican y argumentan a lo largo y ancho. La diputada (exdiputada ya) también tiene su espacio, y otros muchos protagonistas también.

Visto así, es una crónica convincente, sólida. Te persuade, y al final, el lector (débil, como yo) tambien llega a la conclusión de que “todo tiene que ser falso”.

Claro que es una crónica (que no una investigación), y ahí aparece sólo una versión de la historia, sin lugar al contrate in situ, a refutar tal o cual sucedido, a poner el contrapunto siquiera la otra la visión global del tema que se quiere dar. Es como la crónica de la conquista de Granada, pero sin darle voz a Boabdill (¿o acordais?) acentuando su gesto cobarde (“llora llora como mujer, ya que no has sabido defenderte como hombre”). En aquel caso, detrás de la rendición sin defensas numantinas, estaba la razón elegante de evitar la destrucción de la ciudad de Granada. Pero eso no pudo contarlo Boabdill, otros le interpretan, hablan de él pero sin él, él es el derrotado.

Y eso mismo creo que pasa en el libro de Goikoetxea [Barandiaran?]. Los “derrotados” no cuentan sus razones, no se les da voz.

En la crónica de VELEIA AFERA echo en falta la versión de Eliseo Gil, por supuesto mil veces mencionado, aludido, interpretado hasta en sus gestos. Pero en ningún momento se le pregunta directamente ad hoc. Y eso es francamente insólito y grave.

Se echa en falta la versión de Idoia Filloy. Qué raro que a los extrabajadores del Lurmen se les pregunte por “cómo salió…qué viste ”, y a Idoia, tan arqueóloga y tan testigo como ellos, no le pregunte nadie nada a Idoia que no está ni denunciada de nada.
Le echo en falta a Ainhoa Gil (en labores de lavar y por tanto testigo presencial, directo-directísimo…pues no interesa el directo en este caso); tampoco al geólogo Oskar Escribano, otros cuentan por él la ya conocida anécdota.
Le echo en falta a Zoilo, parte del equipo y seguro testigo de las idas y venidas de la iglesia en este asunto.. Falta preguntar a Amelia Baldeón, notaria mayor al menos de todo lo que entraba en el Museo (y fíjate que sale su nombre, y cuánto se explaya Gorrotxategi sobre la famosa carta que le entregó a ella en tiempo y forma, con detalles de horas y minutos. Pero Amelia Baldeón, fulminada por el afer, muda en el libro).
En fín, Uribe-Etxeberria, el del video de Nefertiti, nada, missing también.
Por supuesto, qué puntazo hubiera sido para el periodista de investigación localizar a Cerdán y traer su testimonio; eso sí que hubiera sido periodismo de investigación. O llegar hasta Montserrat Rius (que recientemente estaba de comisaria en una exposición sobre arte egipcio).

Es decir, tal como ya ha sido apuntado aquí por hator-Ra: veo, con mucha pena, que no se le da voz directa y expresa a nadie que haga de contrapunto a la versión que se quiere contar. Sí, se habla de los argumentos de éllos, pero no se le da voz para argumentar.
Y eso francamente resta mucha mucha CREDIBILIDAD a la historia.

Es un libro ameno, sí, creible, tiene anécdotas de bastante calado, (las lamentaciones de Lakarra porque no ha sido sufientemente apoyado por la UPV, la intervención de Urteaga, que ya se ha hablado aquí con los deseos reprimidos de Agustin Azkarate y Nuñez por el control de I-V). En fín, no esta mal el libro, pero la historia tiene clamorosos silencios, (y los silencios, desafinan mucho, dice una canción), es la historia oficial, y los que crecimos en el franquismo, aprendimos a tomar sana distancia de la versión oficial.

Así me lo ha parecido y así os lo cuento.

27 de noviembre de 2010 11:14

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License